Soldadura

Soldadura

En aplicaciones de soldadura termoplástica, las oscilaciones mecánicas se transmiten bajo presión a la pieza de plástico a soldar. Estas oscilaciones generan una agitación molecular en el termoplástico, que debido a su alto grado de absorción genera a su vez la temperatura local adecuada. El aumento de temperatura origina aun más calentamiento por vibración, con lo cual el proceso se acelera. El resultado es una soldadura limpia y muy rápida, normalmente inferior a un segundo.

En soldadura ultrasónica encontramos habitualmente dos tipos de aplicaciones:

Soldadura mediante director de energía. Este tipo de soldadura se utiliza para unir una gran diversidad de piezas por su excelente aspecto, gran resistencia mecánica e incluso estanqueidad si así es requerido. El director de energía proporciona un específico volumen de material para fundir, de manera que proporcione una buena resistencia sin excesivas rebabas también debido a su diseño dificulta el paso de energía de la pieza superior a la pieza inferior provocando un calentamiento en la zona de contacto entre ambas y produciendo de esta manera la fusión y soldadura de las dos partes.

 

Soldadura por puntos. Este tipo de soldadura se utiliza para la unión de superficies planas y se basa en la penetración del sonotrodo por la pieza inferior, quedando ambas unidas por la zona de penetración.